TO THE NEW MOMS….

¡Felicidades! Acabas de tener un bebé. Te esperan tiempos emocionantes por delante. NUNCA volverás a ser la misma. Durante los próximos años, experimentarás una inmensa alegría y satisfacción, y sentirás un amor que nunca has sentido.

Estuve en tus zapatos hace menos de cinco años por primera vez, y nuevamente hace menos de 5 meses.

Cometerás innumerables errores, experimentarás profundas inseguridades y harás muchas preguntas. Y, ¡SE VALE!

Convertirte en mamá es muy, muy emocionante y también muy abrumador. Experimentas una inmensa avalancha de emociones  inexplicables. Llegas a casa con un ser humano muy pequeñito y frágil y muchas veces te preguntarás:  y ahora, ¿qué hago? ¿Cómo voy a cuidar de un ser tan pequeño si a veces ni cuidarme a mí sola puedo?

Nuevas mamis, quiero decirles que no están solas en esto, y que se vale sentirse abrumada. Eso no significa que no quieran a sus bebés.

Desde que llegas a casa por primera vez con un bebé comenzarán días difíciles, noches de desvelo, momentos y días enteros en los que no podrás ni siquiera peinarte y las colas y las batas serán tu outfit favorito. Con el pasar de los días sentirás que ya no puedes más, que las noches son eternas y que por más que ames a ese pequeñito, lo único que querrás será estar un rato sola en tu cuarto y descansar. Y, ¿les digo algo? Se vale sentirse así. También somos seres humanos y por más súper mujeres que a veces nos sintamos, también tenemos sentimientos.

Llegarán momentos en los que no sabrás si es de día o es de noche, en los que te sentirás tan cansada que ya no puedes más, pero verás que con el simple hecho de tener a tu baby en brazos y sentir su olorcito, automáticamente te recargarás de energías.

Nueva mami: No dejes que nadie te haga sentir culpable por las elecciones que haces. Que si amamantas a tu bebé, que si no, que si lo cargas mucho se puede malacostumbrar, que si lo dejas dormir contigo en cama, o que si mejor sólo en su cuna. Haz lo mejor para ti y tu familia e ignora a todos los demás.

Cuando sientas que ya no puedes más, di a ti misma: soy increíble, lo estoy haciendo bien. Créetelo porque es verdad, ¡lo estás haciendo excelente!

Eres lo suficientemente buena, sabia y fuerte. Eres lo suficientemente amorosa. Eres lo suficientemente hermosa. Eres una madre, y eres suficiente para tu bebé.

Las cosas se comienzan a poner peor, tus hormonas están disparadas, estás cansada y, ¡SE VALE!

¿Cómo crees que tu baby ha llegado a donde está? Lo ha hecho porque eres una excelente mamá, una nueva mamá que sin experiencia ha podido hacerlo en grande y eso es de admirar.

Deja de compararte con otras mamás, porque te lo digo nuevamente, lo estas haciendo bien, tal cual lo estás haciendo en este momento, aunque se te haya olvidado cambiarle el pañal a tu bebé por horas, lo estás haciendo bien. Aunque cuando por fin tu bebé se quedó dormido y aprovechas a “descansar” y justo en el momento que decides hacerlo se despierta y simplemente no tienes fuerzas para levantarte y atender su llamado inmediatamente… ¡lo estas hacienda bien!

¡SE VALE PEDIR AYUDA! Ser madre es difícil y, a veces, necesitarás un poco de ayuda. Habrá ocasiones en las que no puedas estar en dos lugares a la vez. Lo intentarás, pero pronto descubrirás que dividirse en dos no es realmente posible. No es malo pedir ayuda, pero SIEMPRE sigue tus instintos.

Con todo y la avalancha de emociones que sientas, disfruta de esta etapa con tu bebé. ¿Sabes por qué? Porque toda esta etapa pasará en un abrir y cerrar de ojos. Esto es algo que me hubiera gustado que me lo dijeran con Diego. Con él, mi primer hijo, quería que rápido comenzara a dormir toda la noche, que rápido se diera vuelta, que rápido se sentara, que rápido gateara, que rápido caminara y así….. de esa experiencia he aprendido ahora con mi segundo baby a disfrutar más cada etapa. Las noches duras de desvelo, los momentos en los que tu bebé sólo quiere pasar en tus brazos que hasta los sientes dormidos pasarán y las vas a extrañar con todo el corazón.  

Recuerda esto cuando sean las 3 a.m. y no puedes dormir a tu bebé y te sientas sola. Recuerda esto cuando te mires al espejo unas semanas después de dar a luz y nada te resulte familiar. Recuerda esto. Eres una excelente mamá, una excelente nueva mamá y, ¡lo estas haciendo bien!

#MomPower

2 comments

  1. Estoy a horas de entrar al quirófano para que nazca mi bebé. Gracias por este post llego justo a tiempo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.