THIAGO´S BIRTH STORY

Llevar vida dentro de ti durante 9 meses es algo maravilloso. Pero traer al mundo a esa persona es algo indescriptible mágico. Así comienzo mi post de ahora, contándoles un poco de lo que viví en ese momento único de traer al mundo a nuestro pequeño Thiago.

Dias antes del parto me sentí super nostálgica como nunca antes, como ya se los conté, por Diego ( pueden ver el post AQUI). Sentí un altibajo  enorme de emociones y los últimos 2 días no paré de llorar.

Sigan leyendo que les cuento TODO de este momento junto con muchísimas fotos del parto y nuestros días en el hospital junto a Thiago. Gracias a todos los que nos ayudaron a congelar esos momentos: Ricky Nova que estuvo con nosotros momentos antes y al momento de presentar a Thiago a nuestra familia, al Dr. Jorge Durán anestesista que se convirtió en nuestro fotógrafo dentro de la sala de operaciones, a Pamela Orozco que tomo la fotos en el cuarto del hospital que quedaron INCREÍBLES, y porsupuesto a Guille que en todo momento estuvo con su cámara lista para guardar estos recuerdos.

 

 

9 de noviembre (día del parto)

Pensar en la cesárea no me puso nerviosa en lo absoluto, por ese lado estaba completamente tranquila. Todo eso y mucho más pueden ver en este video que con mucho cariño preparamos para ustedes y que de una u otra manera pudieran vivir con nosotros ese hermoso momento. Antes de salir para el hospital me despedí de Diego, ahí la magia comenzó con la bendición de  Diego, algo que me sacó más de una lágrima.

Al llegar al hospital ya comencé a sentir un poquito de nervios, llegamos algo tarde por el tráfico por lo que no dio tiempo para relajarme y como me habían indicado no comer 6 horas antes de la operación, a mi  entre tanta vuelta en la mañana se me olvidó comer jejeje tuve que pasar casi 24h sin comida por esa mi gracia, pero bueno… . Al llegar fui directo a la sala de operaciones donde los doctores ya me estaba esperando. Un equipo 10! de doctores con los que no puede estar más agradecida: el Dr. Jamie Burgos mi ginecólogo, Dr. Jamie Escolán pediatra y el Dr. Jorge Durán  anestesista (y fotógrafo dentro de la sala jeje) que es LO MÁXIMO. Para relajar un poco mis nervios me puso música de Bon Jovi durante toda la operación. Al ratito Guille entró a la sala y le pareció curioso lo de la música jejeje. Mientras todos platicábamos el anestesista me dijo: ya comenzaron.

Aquí sentí el olor a quemado de mi piel, respiré profundo mientras mi corazón comenzó a latir a mil, esto realmente estaba pasando por segunda vez y esta vez lo estaba viviendo mucho más atenta y no quise perderme ni un momento. Eso si, la lampara que tenía sobre mí me dejaba ver algo de la rajada que me estaban haciendo, preferí hacer mi cara a un lado y pedir que me pusieran la cortina un poco más cerca para no ver.

Exactamente a las 2: 53 pm, pesando 6lbs 4 onz justo  momentos después de haber terminado una de mis canciones favoritas de Bon Jovi “Born to be my baby” Thiago comenzó a llorar y yo también. El dr solo dijo: tal como se los dije viene enrredado doblemente en el cuello, uno, dos. Dijo.

Mientras escuchábamos los llantos de Thiago. Inmediatamente lo limpiaron muy bien y me lo pusieron al lado. Y solo le dije: hola mi amor, te amo mucho. Y en ese momento pasó algo mágico (que contárselos nuevamente se me eriza la  piel), Thiago dejó de llorar inmediatamente al escuchar mi vos y él con apenas unos segundos de haber nacido, respondió a mis palabras rosando su cachetito al mio. Yo de verdad no podía parar de llorar, y darle gracias en todo momento a Dios y a la Virgencita por permitirme ser mamá  por segunda vez, por escuchar a mi pequeño sano y saber que el parto había sido con éxito. Dios estuvo sin duda ahí en todito momento.

El cuerpo de una mujer es increíble, ya sea parto natural o cesárea es la misma magia y creo que en ambas situaciones somos heroinas de nuestros hijos.

Inmediatamente  luego de haber podido besar y acariciar a mi bebé por primera vez, caí en un sueño profundo durante 2 horas. Desperté en la sala de recuperación y le pedí a la enfermera que llamara a Guille, el entró, y lo primero que le pregunte fue: “Que dijo Diego”, cuando él me contestaba me volvía a quedar dormida unos segundo y le volvía a preguntar. Me dijo que Diego muy feliz =) y me volví a dormir hasta que al rato me dijeron que ya me pasarían a mi cuarto.

Diego y Thiago meets

Mas o menos a las 3 horas de haber terminado la operación me pasaron al cuarto y al ratito nos llevaron a Thiago para  que ahora sí pudiera tener su primer contacto con Diego. Yo estaba completamente drogada de tanta pastilla para el dolor que medio me acuerdo de todo. Pero imposible olvidar cuando abracé por fin a Thiago, le di muchisímos besos y le prometí en ese momento que lo haría feliz toda su vida.

Luego pedí que se lo diera a Diego,  hice y todo mi esfuerzo para mantenerme despierta y grabar en mi mente ese momento. Diego estaba feliz, le brillaban los ojitos. Ese momento ha sido el más especial de todo lo que tengo de vida. Dios nos ha bendecido enormemente con nuestros 2 pequeñitos.

Por si Diego se ponía celoso, usamos la técnica de llevarle un regalo diciendo que su hermano se lo mandaba jeje

Por la cesárea no puedo quejarme, hice caso al pie de la letra a las indicaciones de los doctores de mantenerme acostada flat, y de no hablar para evitar tragar aire y que los dolores se volvieran insoportables. Sentía tanta paz en mi corazón por la llegada de Thiago que me atrevo a decirles que nunca en mi vida había dormido tan bien como esa noche. Mi corazón estaba feliz, pleno.

La primera noche en el hospital, mi mamá se quedó a dormir conmigo, así Guille podía irse a casa con Diego y que Diego no sintiera la primera noche a sus 2 papis lejos. El día siguiente de la cesárea me levanté muy temprano a bañarme, por que sabía perfectamente que si no me bañaba no me llevarían al bebé, así que no me importó comenzar a sentir dolor mientras lo hacía con la ayuda de la enfermera claro. Me bañe y mientras esperaba a Thiago por fin comí, nada muy rico por que fue dieta blanda por todo el primer día.

Por fin me llevaron a Thiago, yo estaba más que lista para sentirlo en mis brazos y poderle dar su primera comida, fueron los primeros momentos de solo él y yo frente a frente. Le platique mucho, le dije que lo amaría por siempre y que me sentía super bendecida con su llegada.

Ambos partos (Diego y Thiago) fueron completamente diferentes pero en los dos sentí esa conexión especial, esa magia que no les puedo explicar.

Gracias a mi familia y amigos que estuvieron con nosotros ya sea en persona o con llamadas.  Y de todo corazón quiero darles gracias a todas ustedes que estuvieron pendientes en cada momento, de la salud de mi hijo y de la mía. No puedo sentirme más agradecida por tantas bendiciones que me mandaron. El post presentando a Thiago tuvo más de 15mil likes, y perdí hasta la cuenta de cuantos mensajes me enviaron, unos por dm, y otros en el post.

 

FOTOS POR PAMELA OROZCO

2 comments

  1. Que emoción solo de imaginarme lo hermoso que fue este momento para ti y tu familia se me eriza la piel. Los felicito! Que Dios los bendiga siempre Thiago y Diego son demasiado lindos y tu Raquel una mujer muy linda, que inspira y que me da muchísima felicidad de leer y ver que eres feliz!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.